© 2017 por Asociación para el Fomento de la Cultura, la Justicia y la Conciliación.

SERVICIOS JURÍDICOS

  • Conciliación

La conciliación fue creada como un mecanismo para solucionar conflictos, CONCERTANDO de manera ARMÓNICA, se evitan pleitos judiciales logrando entre las partes que están en discordia y un tercero neutral llamado conciliador, acuerdos que se plasman en un acta de conciliación que tiene efectos jurídicos: Presta merito ejecutivo y hace tránsito a cosa juzgada.

La conciliación es un trámite muy sencillo, se redacta un escrito de solicitud dirigido al Centro de Conciliación ARMONÍA CONCERTADA, documento en el cual  se explica el conflicto y su posible solución, se informa donde notificar al convocado y se espera una fecha para la reunión, en dicha sesión (Audiencia de Conciliación) las personas en conflicto dialogan con la ayuda del conciliador  y acuerdan como solucionar el conflicto, la reunión finaliza con un Acta de conciliación en el cual están redactados los acuerdos.

Los valores a pagar entre derechos de sala y honorarios del Conciliador son muy económicos y accesibles y están regulados por el Ministerio de Justicia y del Derecho.

Nuestra Constitución garantiza el acceso de los ciudadanos  a la justicia de una manera eficiente y como resultado de estos principios se expidió la Ley 640 de 2001 norma que establece LA CONCILIACIÓN COMO REQUISITO DE PROCEDIBILIDAD obligatorio para iniciar procesos judiciales.

  • Negociación de pasivos

La insolvencia de persona natural no comerciante es un trámite regulado en el Código General del Proceso y en el cual se establece que una persona que se encuentre en cesación de pagos con dos o más acreedores por más de 90 días puede acudir a un centro de conciliación debidamente avalado para solicitar negociar sus deudas. 

Contamos con asesoría permanente para que formule propuestas de pago a sus acreedores y logre un pago justo de acuerdo a su situación económica.

  • Arbitraje

Es un método alternativo para solucionar los conflictos, las partes designan a un tercero llamado árbitro para que solucione una controversia. Este emite un laudo arbitral que es la decisión y tiene los mismos efectos que una sentencia judicial.